Mensaje de Saúl, canalizado por John Smallman, 24 de enero de 2018

El proceso de despertar de la humanidad está progresando de forma magnífica. Y eso es de esperar, por supuesto.  El plan divino es que despiertes del sueño en el que parecías estar perdido.  Sin embargo, los sueños no son más que efímeros destellos de irrealidad en los que uno no puede realmente perderse. 

Eres un poco como un niño pequeño que se esconde en un armario oscuro o en el espacio oscuro debajo de las escaleras y cree que está perdido y abandonado.  Rompe en lágrimas, aterrorizado, grita pidiendo ayuda, y luego su madre, padre o hermano mayor vienen corriendo a rescatarlo y a consolarlo.  Y, como resultado, aprende que siempre están ahí para ello, y que nunca puede estar verdaderamente perdido o abandonado.
Como hijo amado eres eternamente abrazado y sostenido dentro del campo del Amor divino que es la Realidad en la cual toda la creación tiene su existencia eterna.  Nunca puedes estar verdaderamente perdido o abandonado porque no hay otro lugar, y dentro de él no tienes necesidad porque Dios ya te lo ha dado todo, todo el AMOR, y eso es lo que eres. 

ERES AMOR EN EXPANSIÓN

Ustedes sólo aparentan tener necesidades cuando se niegan a aceptar el Amor que los envuelve, y entonces buscan satisfacción de esas necesidades aparentes fuera de ustedes mismos en el mundo ilusorio de la materia -el armario oscuro, o espacio oscuro debajo de las escaleras- que colectivamente construyeron para jugar el juego de la separación.  Su única necesidad es saber que no están separados.
Sólo hay Luz, Realidad, Amor, pero ustedes mismos han dibujado un velo o manto entre ustedes y su Fuente para hacer que el juego de la separación parezca intensamente real.  ¡Y lo parece!  La oscuridad de conflictos de todo tipo imaginable parece rodearlos, amenazándolos casi constantemente. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

AUTOESTIMA Y AUTOIMAGEN

Qué Significa Exactamente “Elevar Nuestra Frecuencia Vibratoria” y Por Qué Es Importante Hacerlo

ENCUENTRA Y USA TU PODER INTERNO