. LA NUEVA ERA: EL PARADIGMA DE LA "NUEVA ESPIRITUALIDAD"


El paradigma de la "nueva espiritualidad" viene representado, más que por ningún otro movimiento religioso, por un conglomerado de tendencias que se cobija bajo el nombre de la New Age. Un movimiento sin textos sagrados, sin líder, sin organización y sin dogmas. Una mezcla de mística laical que invita al mundo de las religiones a ampliar su espacio hasta abrazar el cosmo, la ciencia, el psiquismo y la conflictividad que han afectado desde siempre al mundo de lo natural y lo sobrenatural.

ORÍGENES Y CARACTERÍSTICAS.
No es muy claro el origen del movimiento, pero algunos tradista del tema lo ubican entre 1880 – 1949, bajo Alice Ann Bailey, una inglesa afincada en los Estados Unidos, inicialmente es miembro de la Sociedad teosofista, fundada por la rusa Helena Blavatsky (1831- 1891). Se independiza de esta sociedad para fundar su escuela Arcana en 1923, dedicada a aprender ocultismo y poderes parapsicológicos. (Sánchez Nogales, 1999: 56)
En 1932 fundó la asociación llamada Buena Voluntad Mundial. Pretendía preparar el advenimiento mundial de Cristo, quien establecería una religión universal y con la ayuda y transformación de cada individuo, una nueva humanidad, madura, sabia y libre, en perfecta armonía entre sus miembros y con el universo. Una verdadera Nueva Era.
La Nueva Era es, como lo presenta José Maria Mardones, una sensibilidad espiritual que un movimiento espiritual estructurado. Expresa una actitud unitaria, armónica, por conjugar lo personal y privado con lo ecológico y lo cósmico, lo libre y sin trabas con la experiencia profunda y natural de lo divino en el fondo de todo. (1994: 121 – 127)


EL SINCRETISMO DE LA NEW AGE.
Este sincretismo tiene tres características fundamentales, en primer lugar, hay un cambio de paradigma en la concepción de la New Age. Hablan de un nuevo paradigma holográfico. Según algunos físicos, como D. Bohm, la imagen holográfica permite inferir como es la realidad última: un flujo infinito de energía que se despliega para formar el espacio, el tiempo y la materia. La concepción del universo para la New Age no es mecanicista, sino organicista.
El universo es como un cuerpo vivo, único, sostenido por relaciones cualitativas, no por leyes mecánicas. De esta forma todos los seres están emparentados y forman una gran familia. Es decir, ese todo se presenta como UNO: Dios y el mundo, el alma y el cuerpo, la inteligencia y el sentimiento, el interior y el exterior, todo constituye una unidad. El objetivo final es la unidad del todo y unidad con el todo.

El segundo rasgo de la New Age, considera el autor un ecumenismo envolvente, superador de todas las divisiones y las diferencias, de matriz oriental. El camino será la experiencia espiritual profunda que supere la ilusión de las diferencias y nos ponga en relación con esa realidad una…La síntesis superadora de la actual situación de división religiosa vendrá, viene a decirse, por la sensibilidad sincrética oriental, mas que por la cristiana o abrahamica.

El tercer rasgo fundamental de la New Age es la llamada nueva psicología: psicología transpersonal. La idea es que el hombre se realiza en experiencia. Pero recurre también a la psicología profunda de Jung y su afinidad con la experiencia de carácter místico, a su sabiduría de unificación: la trascendencia de las facultades no conscientes, la emergencia de lo originario, el silencio iluminador…

Este tercer rasgo, apunta a la psicología transpersonal como vía para la ampliación de la conciencia y la experiencia mística. A esta experiencia pueden contribuir también la música, la danza y las artes marciales. Dado que, según la creencia de la Nuera Era, la realidad ultima del cosmo no esta constituida de cuerpos sólidos, sino de vibraciones y de movimiento ondulatorio, la música esta indicada para captar la esencia de la realidad. (García, 1999: 143)
La Nuera Era encuentra, pues en las religiones orientales para el cambio espiritual que se propone emprender. Sin embargo, los fieles de la Nuera Era, para alcanzar esta experiencia mística de Dios y sacar de allí la energía mística de Dios, para desarrollar su propio potencial humano, no se contentan con practicar el yoga, el zen y meditación trascendental, sino que recurren a muchas otras vías de realización en si mismo.
Este es el caso de las experiencias límites, en las que revive el proceso del nacimiento o hacen viajes a las puertas de la muerte. Porque saliendo del propio yo, la conciencia personal se dilata hasta sentirse una sola cosa con la conciencia universal, con la energía cósmica. Según esto, cuando una persona se sumerge en esas experiencias transpersonales, entraría en contacto con personas muy distintas, incluso con personas muertas, y se pondría en contacto con cosas que físicamente están en otros sitios; por eso la Nueva Era recurre a distintas psicologías como lo dije anteriormente en este apartado. (Ibíd, 143)
Por eso, para los miembros de la Nueva Era, la conciencia es la sede de la experiencia extra y supra sensorial. Se ponen de moda los viajes y las experiencias de personas que están a punto de atravesar los límites de la muerte. La humanidad se encaminaría hacia una forma de nueva conciencia, definida como conciencia de la unidad y la integridad universal. Esta conciencia integraría los estados de conciencias anteriores "mágicas, mítico, mental" en un estado supranacional, en el que se percibiría la integridad del cosmo por encima del espacio y el tiempo. (Sánchez, Op, cit, p, 58)

En cuarto lugar, la New Age recurre al channeling y al esoterismo. Se comprende que si el hombre sale de si en las experiencias transpersonales y se sumerge en la conciencia universal, pueda entrar en contacto con personas muy distantes en el espacio y en el tiempo. Esta simple idea mística de un monismo elemental, se apoya la forma moderna del espiritismo clásico.
El channeling es el canal por el que se transmiten las revelaciones de los espíritus superiores o se entra en contacto con personas difuntas, se desvelan las vidas anteriormente vividas, etc. La Nueva Era es pues, el punto de convergencia de ideas, aspiraciones, movimientos tanto esotérico como religioso y cristiano. De allí su carácter sincrético y la dificultad de definirlo con precisión. En todo caso, se presenta como la nueva religiosidad del ser humano de hoy.

El quinto lugar, la Nueva Era cree en el retorno de un Dios impersonal y sin rostro. El hijo de Dios no es una persona sino como un símbolo, un modo de hablar de la energía cósmica, se rechaza la confesión en el Cristo encarnado, se pone de relieve el aspecto cósmico y universal de Cristo, el Cristo cósmico.

En sexto lugar, creen en la reencarnación, esta creencia es central, se toma del Hinduismo y del Budismo, cada ser humano ha venido a este mundo para aprender a convivir, a cumplir con una misión y dejar fluir lo divino que está en cada ser humano. Aquí cada ser humano construye su propio proyecto de salvación, por eso no ellos no necesita de una teología, que le dice que es pecador y que debe ser salvo, sino de una teleotecnica, un método para utilizar lo divino en provecho de una auto- realización y salvación. (Sánchez, Op, cit, p, 56)

En séptimo lugar, es el reencantamiento del cosmo. Según ellos el cristianismo y la ciencia han desencantado el mundo. El primero, lo ha despojado de su divinidad; y el segundo, lo ha racionalizado, lo ha descompuesto en partes… De ahí, ha resultado un cosmo fragmentario e insignificante, puro objeto de manipulación por parte del hombre. La Nueva Era pretende reencantar el cosmo, resacrilizarlo, reconocer que es divino y uno y que los opuestos están destinados a fundirse en el Todo. Como los principios del Ying (femenino) y Yang (masculino) en el Taoísmo.
A este reencantamiento del mundo esta ligado la atención especial que la Nueva Era presta a la ecología; pero no a la ecología positiva del respecto por los demás sistemas vivientes, de proteger el ecosistema, etc., sino a una ecología profunda, como se dice en ingles: deep ecology, basada en un biocentrismo absoluto, en el sentido que la tierra es un organismo vivo de carácter divino y que todos los seres vivientes poseen el mismo valor e idéntica dignidad. (García, Op, cit, p, 144).



Comentarios

Entradas populares de este blog

ENCUENTRA Y USA TU PODER INTERNO

Qué Significa Exactamente “Elevar Nuestra Frecuencia Vibratoria” y Por Qué Es Importante Hacerlo

9-9-9 NO ES UN PORTAL CÓSMICO